Cosmética dermatológica

A medida que crece el interés por la alimentación saludable y ecológica, el debate entre lo sintético y natural es cada vez más fuerte. Aunado a eso, se abre paso a la cosmética natural y orgánica que ha dejado atrás a los químicos que solo deterioran más rápido la piel. Entonces, ¿cómo elegir un cosmético que además de ser dermatológico sea completamente natural?

Objetivo de la cosmética dermatológica

Se trata de una disciplina capaz de cuidar el aspecto físico y la salud de la piel de una persona. Esta combina, el arte con la técnica de forma armoniosa hasta conseguir un producto realmente saludable para la piel pero que al mismo tiempo te haga ver hermosa.

El profesional de la cosmética dermatológica se encarga de analizar todas las enfermedades de la piel de acuerdo a principios y fundamentos científicos. Por supuesto, en aquellos casos donde el padecimiento requiera atención médica, la cosmetóloga dermatológica referirá a la paciente a un médico especialista.

La cosmetología dermatológica determina que tratamiento se debe usar de acuerdo al PH. Esto también incluye los tipos de maquillaje, tratamiento capital y estética corporal que necesitas. Todo esto se logra mediante un análisis tricológico para conocer si hay alteraciones de la estructura de la hebra capilar.

Es importante que en la cosmética dermatológica se apliquen las medidas de seguridad, higiene y esterilización para lograr el efecto deseado. Además, se previenen riesgos de accidentes durante el tratamiento, así como reacción posterior a los productos.

Principios activos de la cosmética dermatológica

En vista de que no todas las pieles son iguales, la reacción ante un producto puede variar notablemente. De manera que para evitar riesgos es importante utiliza productos dermatológicos de calidad.

Por supuesto, acudir al dermatólogo profesional es el primer paso que debes realizar para conseguir tener una piel perfecta. Pero también cuentas con alternativas efectivas que pueden ayudarte a mejorar el aspecto de tu piel sin poner en peligro la salud de la misma.

Lo mejor para el cuidado de tu piel es que elijas productos con compuestos de gran valor como el serum. Claro está, siempre es recomendable utilizar aquellos que provienen de la cosmética natural pues además de ser efectivos, aprovechan los nutrientes de la naturaleza para darle más salud a tu piel.

En el mercado actual puedes encontrar una gran variedad de productos con principios activos para tu piel. Sin embargo, la recomendación es que te bases en aquellos que no han puesto en riesgo el medioambiente. Así también es importante que sean cosméticos naturales pues ofrecen muchos más beneficios. Y es que, ¿existe algún producto sintético mejor que el aloe vera? Seguro que no.

Ácido glicólico

El componente se extrae de la caña de azúcar, por lo que se considera un ingrediente natural. Los productos cosméticos dermatológicos que contienen ácido glicólico son capaces de acelerar el proceso de una exfoliación. De manera que la piel quedará uniforme luego de retirar por completo las células muertas.

Los cosméticos dermatológicos que contienen ácido glicólico son los recomendados en un tratamiento para el acné. Aunado a eso, ofrece grandes beneficios para contrarrestar el envejecimiento y las manchas solares.

Claro está, al igual que todos los cosméticos dermoestéticos, todo depende del nivel de concentración del ingrediente. Por lo general, estos productos tienen una eficacia del 10% pero al combinarlo con otros principios como el colágeno, se activa la renovación celular y aporta más elasticidad a la piel. De manera que ese porcentaje aumenta inmensurablemente.

Colágeno

El colágeno es una proteína responsable de la tensión y firmeza de la piel. No obstante, cuando llegamos a los 35 años, los niveles comienzan a disminuir. Una vez llegado los 40, se calcula que el nivel de colágeno en la piel es de un 50%, por lo que se comienza a recetar medicamentos ricos en esta proteína.

Ahora bien, con ayuda de cosméticos dermatológicos naturales puedes volver a tener la misma flexibilidad que hace unos años. Además, es importante que tengas cuidado con la exposición al sol pues este daña las reservas de colágeno de tu cuerpo. Por lo tanto, se corre más riesgo de tener envejecimiento prematuro si no tomas las medidas adecuadas.

Antioxidantes

Para combatir los radicales libres, necesitas de la acción de poderosos antioxidantes. La vitamina C es ideal para combatir la deshidratación, y pérdida de luminosidad. Si quieres evitar que se noten los síntomas de la edad, debes aplicarte cosméticos con antioxidantes ya que son capaces de generar colágeno.

Ahora bien, la vitamina E es más conocida como un agente antioxidante protector de la membrana celular. Por lo tanto, evita la oxidación de los lípidos, y aporta propiedades cicatrizantes e hidratantes.

¿Encontraste un producto cosmético a base de frutas cítricas o cacao? Este sin duda forma parte de la cosmetología dermatológica. Por supuesto, tendrás que asegurarte que dicho producto no posea químicos para conseguir el efecto deseado. Además de ser efectivo para el cuidado de la piel, estarás recibiendo nutrientes verdaderos de la naturaleza.

Retinol

Más conocido como Vitamina A; este antioxidante combate por completo a las arrugas. La razón es que penetra profundo en todas las capas de la piel. De esa forma, estimula el colágeno y  la elastina. En palabras más sencillas, tu piel resultará más lisa y brillante.

Otros beneficios que obtienes al probar cosméticos dermoestéticos incluyen aclaramiento de manchas y desaparición total del acné. Claro está, este es un proceso progresivo pero muy completo. Si tienes piel sensible o irritable, es mejor que tus productos de belleza saludable no tengan retinol.

Ácido hialurónico

Además de utilizarse en la cosmética, esta sustancia natural es útil en intervenciones quirúrgicas. La realidad es que el cuerpo humano contiene por lo menos 15 gramos de ácido hialurónico, de los cuales, la mitad se encuentra en la piel. Así que es un elemento infaltable dentro de la cosmética dermatológica.

La responsabilidad de esta sustancia es la hidratación. Por lo que es uno de los elementos esenciales en cremas y tratamientos de antiedad. Además, ayuda a rellenar las arrugas, así que tu piel será más tersa y tendrás menos líneas de expresión. Sin duda un efecto que todos queremos lograr a medida que pasan los años.

Células madre

¿Puede la cosmética utilizar células madre? Claro que sí. De hecho, este se considera el mejor principio activo en contra del envejecimiento cutáneo. Y es que las células madre tienen el poder de dividirse y generar nuevas células que aportarán grandes beneficios para la piel.

A medida que pasan los años, los signos de la juventud van desapareciendo, quedando en el olvido la elasticidad y firmeza de la piel. Así que si quieres activar la regeneración de estas, lo mejor es utilizar productos cosméticos elaborados con extractos de células madre. Es la mejor forma de estimular y proteger las células de tu piel.

Cosmética dermatológica: ¿Es lo mismo que cosmética natural?

Toda cosmética natural es dermatológica, más no toda cosmética dermatológica es natural. Por lo tanto, antes de elegir un tratamiento es importante conocer los componentes que contiene el producto.

Si eres un amante de la cosmética natural y conoces bien sus beneficios no te costará identificar aquellos productos a base de ingredientes tomados de la naturaleza. Pero también podrás determinar cuán efectivo es como tratamiento dermatológico. Al señalar cada uno de los elementos que posee, la marca del cosmético abre la oportunidad de que elijas un producto que valga la pena.

Ahora bien, en el mercado existen incontables cosméticos dermatológicos que utilizan productos sintéticos que contrarrestan los efectos de este. Por cuanto, hay más probabilidad de que el organismo cree una reacción a uno de los ingredientes que contiene el producto.

Es importante señalar que los cosméticos de belleza centran la atención en el marketing. Por lo tanto, lo más importante para ellos es vender el producto. Así que en muchas ocasiones son promocionados como parte de la cosmetología dermatológica, cuando no es cierto. Entonces, ¿Cómo reconocer si un cosmético es efectivo como tratamiento para la piel?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el precio no lo dice todo; tampoco la forma del envase o que tan bella se vea la modelo en la publicidad. Para determinar si un cosmético es de alta gama es necesario conocer que ingredientes posee y cuanta proporción.

La realidad es que los cosméticos dermatológicos más efectivos no tienen un alto nivel de publicidad en medios audiovisuales. Tampoco son los más conocidos en las redes sociales o promocionados por influencers reconocidos. En vez de dejarse engañar por cosméticos “Premium”, es hora de prestar más atención a lo esencial: la composición.

Cosméticos dermatológicos certificados

Aunque los cosméticos dermoestéticos utilicen productos naturales, esto no los convierte en ecológicos. Vale resaltar que para que sea biológico es necesario que sea completamente natural, es decir, que no posea ni un ingrediente químico o sintético, y es probable que siempre haya uno o dos de estos.

Ahora bien, es imprescindible asegurarse de que la marca de cosméticos que hemos elegido esté autorizada y se encuentren en buen estado. Una de las causas más comunes de reacciones al producto supone una alteración del mismo o buen el uso de preparaciones no aprobadas o vencidas.

Las cremas son el protagonista de la cosmetología dermatológica, por cuanto tanto mujeres como hombres hacen uso de esos productos a diario. La elección de estas depende del tipo de piel y el efecto que se desea obtener. Obviamente para ello se requiere de usar el adecuado y de forma correcta.

Lo primero que hay que revisar es que cuente con la aprobación de las instituciones reconocidas de cosmetología. Natrue y Ecolabel son una de las más aceptadas por la Unión Europea para otorgar certificados a productos cosméticos. Sin embargo, hay otras de las cuales podemos valernos como ECO y ACENE que pueden orientarte sobre si es un producto natural o no.

Antes de elegir un producto cosmético dermatológico, debes investigar cuales son los principios activos y cuánto poder de penetración tiene sobre la piel. Necesitamos que el producto nos ofrezca resultados mínimos para considerarlo un producto de calidad. Por supuesto, la experiencia de otras personas con la marca será de gran ayuda, siempre considerando que los tipos de piel no son iguales.

Información importante de un cosmético dermatológico

Todo cosmético de belleza tiene una fecha de caducidad, con más razón debemos prestar atención cuando se trata de un producto dermoestético. Con el pasar del tiempo puede que la apariencia de la crema o maquillaje nos indique que ha llegado la hora de desecharlo. Sin embargo, no todos los casos son iguales, por lo que es necesario que se informe la fecha de vencimiento.

Recuerda que además de perder su apariencia original, también reducen la efectividad y nutrientes que posee. Así que en vez de proporcionar salud y belleza, terminarás con una piel más deteriorada que al principio.

Las posibles consecuencias de utilizar un producto de baja calidad o que ya ha perdido todas sus fortalezas incluyen dermatitis alérgicas, edema (hinchazón), eritema (enrojecimiento) y prurito (picazón). En algunos casos se puede presentar alteración en el cabello o las uñas, urticaria y ampollas. Otras mujeres han notado fotosensibilización luego de utilizar algunos productos que no son de calidad.

Recomendación de uso de cosméticos dermoestéticos

Con tal de eliminar por completo riesgos de efectos no deseados sino más bien recibir todos los beneficios que ofrece la cosmetología dermatológica, es importante tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Guardar los productos en lugares, secos y frescos, preferiblemente donde haya poca luz. Esto es más aplicable para las cremas que contienen vitamina C, pues son más sensibles a la oxidación perdiendo por completo su efectividad.
  • Aplicarlos con instrumentos cosméticos. Los dedos pueden contaminar sus componentes, creando reacción alérgica en la piel. Puedes utilizar, brollas, aplicadores o pinceles: la mayoría de estos se venden con tales herramientas.
  • Si el producto contiene retinol, lo mejor es almacenarlos en el refrigerador cuando llegue el verano. El calor derretirá sus componentes, quedando totalmente inservible.
  • Los protectores solares no tienen una vida útil muy larga, así que no esperes utilizar el mismo el año siguiente.

En resumen, lo más importante a la hora de utilizar un producto cosmético dermatológico es informarse bien sobre sus componentes. Elegir un producto a base de elementos naturales ofrece lo mejor de la naturaleza en un solo envase.